La perfecta voluntad

Hace ya 20 semanas o 5 meses que esta nueva aventura comenzó, luego de cambiar 3 veces de doctor y llegar al que me hacia sentir segura muchas cosas pasaban por mi mente. Es que por mi edad (38) es un poco complicado decir estoy embarazada, bueno aqui no tanto por la sociedad como en mi país sino por las complicaciones que con esto vienen para la mamá.

Mi primer doctor lo primero que me dijo fue: Estas segura que quieres tener este bebe? mi cara fue de asombro y un con un clarooo cerré la pregunta; luego me di cuenta eso es muy normal aqui. Me mandaron a hacer varios examenes y entre ellos uno que yo no me quería hacer y me negué varias veces, la verdad me sentía un poco hostigada. Mi doctor me dijo que tenía que hacerlo por mi edad, yo siempre le dije que lo iba a tener como sea a lo que con cara de susto me respondió: que cuando los niños nacen enfermos los papás no pensamos que al final serán una carga para los hermanos, mi corazón palpitaba pero de impotencia y tristeza pues realmente lo que ellos dicen es que debes abortarlos mientras se pueda. En mi siguiente consulta tendría que dar mi respuesta, y luego de muchas oraciones acepté hacerlo pero porque sabía que al final todo iba a jugar a mi favor. La asistente siempre me decia que por la edad y por todo era necesario, y que si algo estaba mal ellos me llamarian a lo que yo respondí todo estará bien.

Debo reconocer al principio era un poco dificil y hasta llegué a sentir temor y dudas, cuando iba a hacerme los examenes que fue en dos étapas, me encerraba en el baño del hospital y oraba sobre las muestras. Pero como conocedora de Dios yo no podía permitir que el miedo por tantas palabras de otros me ganara.

Mi esposo y yo orabamos cada Noche, por lo que un día Dios me regaló una hermosa palabra que me hizo decir hasta aqui llego con esto que no me pertenece y comencé a caminar con una seguridad que solo él me podía dar. 

El versiculo de la biblia es: Romanos 4,19-21 

Y su fe no se debilitó ni él se preocupó de que, a la edad de cien años, fuera demasiado viejo para ser padre. Tampoco le dio importancia al hecho de que su esposa Sara fuera estéril. Abraham no fue incredulo a la promesa de Dios ni dudo jamás. Al contrario, fortaleció su fe y asi le dio gracias a Dios por aquella bendición antes que se produjera. Estaba completamente seguro de que Dios cumple sus promesas. 

No le parece al igual que yo realmente un maravilloso ejemplo de la fe que debemos tener? 

Ayer tuve consulta y la asistente me dijo los resultados llegaron, yo sonrei y con un yo sabía, gracias a Dios como reacción al “Todo está bien”. 

Por qué le cuento, pues porque hoy yo quiero ayudarle a creer a confiar en lo que Dios hace, que nuestra fe no dependa de los demás y que estemos seguros que Dios es quien actua a nuestro favor. No baje los brazos y crea que no está solo (a) en medio de su tormenta. 

Hay mamás que pueden tener un diagnostico diferente pero estoy segura que para los que creen en Dios eso también actuará a su favor. Levante sus manos junto con su mirada y reciba lo que él con su amor le quiere dar y mostrar. 

Gracias por leerme y ser parte de mamá con alas y de esas personas que cada día buscamos recibir el abrazo y las bendiciones de un padre que nos ama en todo tiempo y que tiene una perfecta voluntad en nuestra vida.

Les comparto una foto que me encantó, la tomé después de filmar mi video de esta semana y si no han leido mi último post se los recomiendo ➡ https://mamaconalas.wordpress.com/2017/07/14/el-abrazo-y-el-beso-que-hablaron/

María Auxy Pineda 💕

El abrazo y el beso que hablaron!

Es fácil decir que amamos a Dios, pero un poco dificil demostrarlo con hechos y es que en medio de un mundo que gira por apariencias, por todo aquello que nos hace sentir bien solo a nosotros mismos en muchos casos. Creo los ejemplos son más que obvios y no necesito darlos cuando la técnologia se ha apoderado de todos.

Empiezo de esta manera porque quiero contarle una hermosa historia de lo que significa ver a Dios, actuar como a él le agrada y dejarse llevar por el Espiritu Santo.

En un pais donde las estaciones del año son muy bien marcadas y las tiendas cambian sus modas y aprovechan como debe ser sus ventas, las calles se ven llenas de personas haciendo compras y caminando unas en medio de otras, casi siempre celular en mano y sin darle importancia a nada. Fue en frente de una de esas tiendas abarrotadas, donde se sienta un señor a pedir dinero sin hacerlo pues solo tiene un vaso en frente, algunas veces sin camisa y solo acompañado por su fiel perro; a simple vista se nota que conoce de Dios. Era un día normal cuando una muchachita se sentó a su lado y le preguntó su nombre, David le contestó él, sin dudarlo ella le preguntó: David, puedo orar por ti ? El le dijo claro. Y fue en ese momento donde esta historia de poder y de fe comenzó. Ella lo abrazó mientras juntos oraban, las lágrimas de ambos caian e inundaban ese lugar. Un beso de esa muchachita y un “te quiero David, Dios te prosperará ” y puso en el vaso $20 que acompañaron a $1 que ya había. Al levantar ella la mirada, aproximadamente 20 personas los miraban y algunos lloraban y preguntaban : Ella lo conoce? por que hizo eso? mientras el hombre seguía con sus ojos cerrados llorando sin parar por aquel hermoso y único momento, mientras tanto esas personas que observaron ponian en su vaso lo que sin duda Dios les dijo, entonces la muchachita le dijo; David levanta la mirada, Dios acaba de contestar. El vaso estaba lleno con $ 150.00 y esa muchachita vio a Dios y actuo como quien dice amarlo, sin olvidar que David sintió por medio de ese abrazo y ese beso el amor de un Dios amoroso y fiel; y como él dijo nunca nadie lo había hecho.

Ese día muchas cosas pasaron, y varias personas fueron tocadas por un gesto que mostró lo que se puede lograr cuando nuestro caminar es guiado por Dios y dejamos de pensar en nosotros mismos. Esta mamá lloró muchisimo cuando supo que esa muchachita era su hija, Sí mi hija, y que esas palabras que desde siempre he dicho a Dios estan dando frutos, mis hijos estan apartados para servirle.

Hoy yo quiero invitarle a ver a Dios, sentirlo a volvernos apasionados pero no por las cosas de este mundo, sino por hacer las cosas como a él le agradan sin importar nada más que eso. Usted y yo estamos capacitados para grandes cosas, que nuestra sensibilidad pueda llevarnos a escribir más historias como estas, hay muchos David’s esperando por un beso, una palabra o un simple gesto. Y al final como mi hija, estaremos con un corazón rebosando de alegria, y como ella dijo ” fue Dios quien lleno ese vaso, y ese corazón ”

Tito 1,16

Profesan conocer a Dios, mas con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados para toda buena obra.

♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

Gracias por leerme y ser parte de mamá con alas; esta historia la cuento no solo por lo orgullosa que estoy de mi hija, sino porque es un testimonio de lo que Dios puede hacer por medio de los que decimos amarlo.

Bendiciones 

María Auxy Pineda 💕