Sin dientes y con una gran sonrisa!

Hace unos días me mandaron la foto de una primita a quien se le cayó su primer diente y como todo niño estaba felíz y con una gran sonrisa. Eso me llevó a pensar algo que por lo menos yo no había analizado, pero a lo mejor usted que me lee sí; pero creo que si a mi ahora que estoy grande se me cae un diente seguro me diera un ataque de risa pero de nervios aunque al instante me taparia la boca y miraría como solucionarlo y la única razón para esa reacción que le encuentro es porque me daría pena que me vieran y más lo que dirían. Debo decir que conozco muchas personas sin algún diente y creo que las admiro más ahora que lo pienso. 

Pero ahora analicemos el porque a un niño no le pasa lo que a los adultos o por lo menos lo que a mi me pasaría por la mente. Sin duda yo creo que porque todos siendo niños perdemos nuestros dientes y quedamos en la mismas condiciones y por lo tanto no pensamos que se burlaran de nosotros por lo mismo, sonreimos con orgullo porque el perder un diente es una señal de que estamos creciendo, es una señal de cambios y nadie puede opacar ese momento.

Ahora bien, que nos pasa en la mente cuando nos volvemos adultos ?

Nos volvemos especialistas en todo tipo de temas y señalamos literalmente al que pierde un diente, como a todo el que conocemos que NO cumple con nuestros «requisitos » y por qué ? Simple y sencillamente al no pasar por las mismas situaciones como sí pasa, siendo niños al quedar jochos (así se dice en Honduras cuando nos faltan dientes ) perdemos la sensibilidad, la sabiduría y nos vamos convirtiendo en los » mejores dentistas «.

Dios es un Dios bueno que nos dice muy claramente en 1 Samuel 16,7 

Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

Hoy sólo quiero recordarle esos días donde sonreía sin importar que dirían porque simplemente no estaba ese letrero que ya de grandes nos invade la mente y muchas veces el corazón.Y claro a no señalar a los demás con todos nuestros dedos sólo porque están jochos, y piense por un momento, que pasaría si fuera yo? Seguro al estar en la misma condición, actuariamos como los niños; sin dientes pero con una gran sonrisa. 

Dios los bendiga, gracias por leerme y espero este 2022 estar en sus lecturas favoritas. Si lo leyeron por Facebook y pueden haganmelo saber ❤

María Auxy Pineda ❤✨

Mi pared ! 

Quiero pintar mi pared y que quede linda, aunque la pintura tenga 4 años guardada y aunque lo haga sola lo haré; esa fue mi declaración este día antes de lanzarme a mi proyecto, fácil a simple vista. Recién comencé y casi me da algo, el color era literalmente lodo tirado, por lo que una risa de esas que no pueden parar me acompañó, no era más que los nervios al ver semejante color.A media pared mis brazos no daban para mucho más y lo peor habían parches por doquier, ah pero lo olvidaba la pared era muy alta para mi, por lo que sin duda ocuparía a mi amado 😲 quien estaba trabajando y seguro lo que menos quería era salir a pintar una pared.

Al salir me dijo » Que estas haciendo mi amor ? A lo que respondí <<pintando mi pared, pero no alcanzo > > Su cara habló sin hacerlo, pero sin pensarlo tomó la brocha y comenzó sin antes decirme, «olvidaste algo importante; los detalles» Ósea el pensando en que no le puse tape a las orillas y yo pensando en las dos horas que llevaba intentando pintar, pero como siempre mi amado tenía razón los detalles hacen una gran diferencia.  Luego de una hora y media mi pared estaba perfectamente terminada, claro sin su ayuda no hubiera podido.

Y por supuesto que esta historia tengo que llevarla a nuestra vida, porque según yo todos deberíamos aferrarnos a diario a pintar nuestra pared (vida) con los colores que tengamos y sí seguro habrán parches que debamos ocultar, y como toda pared seguro hay unas más altas, unas un poco rebeldes, y claro, ,como me pasó con la mía, algunas veces necesitaremos ayuda para hacerlo y esa ayuda no debe ser otra que de ese PADRE que está dispuesto a darnos una mano.Si, una pared pintada por alguien que sabe y conoce de colores es mil veces más linda que una pintada por alguien que no tiene idea de lo que va hacer.

Y como mi amado decía: los detalles son importantes, cuando creemos que Dios se busca solamente cuando algo malo nos pasa, vamos perdiendo el verdadero sentido de lo que ser hijos incluye. Para mí la excelencia en TODO es valiosa; es tiempo de dar a Dios lo que realmente se merece. No podemos dar amor si en nuestro interior hay más resentimiento que compasión, no podemos escuchar la voz de Dios si el ruido exterior es más poderoso y absorbe más de nuestro día a día. Con que cara nos presentamos ante él para decirle que no nos escucha. Los detalles incluyen muchas veces; tiempo, dedicación, frustración, sabiduría, control y para eso debemos estar dispuestos. Porque una pared no se pinta sola, ni en un minuto, una pared hermosa sólo puede hacerse queriendo, y sabiendo que el resultado final será evidente.

No se que tipo de pared sea usted en este momento, ni que esfuerzo está haciendo para resaltar su color; yo hoy escribí para recordarle que su brillo debe ser especial y que su color debe resaltar. No importa que tan alta sea, si los detalles están bien hechos la recompensa seguro llega y su corazón tendrá paz, tendrá más sonrisas y menos tristezas, será capaz de enfrentar cualquier hongo que quiera dañar lo que con esfuerzo a hecho.

Apocalipsis 3,10

Por cuanto me has obedecido y no has negado mi nombre. Por eso te he abierto una puerta que nadie te podrá cerrar.

Salmo 4,6

Haz que la luz de tu rostro resplandezca sobre nosotros.

❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤

Se acuerda la mujer que derramó el perfume sobre la cabeza de Jesús ? A ella no le importó que tan caro era, o lo que dirían; ella puso atención al detalle más importante, que era dar lo mejor que tenía al que sabía era el más IMPORTANTE. Que nuestro amor por Dios sea tan grande que nos haga ser la diferencia, que podamos con convicción decir que le amamos y que un letrero invisible (nuestro actuar) diga de nosotros: Pintando mi pared cada día  con la mejor pintura, las mejores brochas y el mejor instructor.
Que Dios le bendiga, gracias por leerme. (Les comparto las fotos de mi pared)

María Auxy de Suazo ❤